Actualmente, podemos observar como existe un aumento importante de la práctica deportiva tanto a nivel amateur como profesional. Este hecho, también ha aumentando la prevalencia e incidencias de lesiones, especialmente las relacionadas con el aparato locomotor (Lalín, 2008).

En este artículo, nos vamos a centrar en las competencias y en el procedimiento a seguir por parte de los readaptadores durante el proceso lesivo de los deportistas.

¿Qué papel juegan los readaptadores dentro de una lesión?

En primer lugar, Bricker y Fry (2006) afirman que los deportistas creen más en la eficiencia y eficacia de los programas de readaptación cuando perciben un fuerte apoyo social por parte de los profesionales que siguen su evolución. Para ello, el trabajo multidisciplinar de forma consensuada con otras áreas de trabajos, es fundamental.

Aunque la figura del readaptador es relativamente reciente, desde hace muchos años se viene pidiendo la incorporación de estos profesionales dentro del deporte (Campos et al., 2010). No obstante, no ha sido hasta hace pocos años cuando se han delimitado sus tareas, actuaciones y competencias profesionales. Lalín (2008) define al readaptador como un preparador físico especializado que, mediante un proceso de enseñanza-aprendizaje, forma y prepara a una persona lesionada, generalmente en una situación individual, en la realización de ejercicios apropiados y seguros con el objetivo de prevenir, restablecer y/o desarrollar en el menor tiempo posible la condición física saludable y de rendimiento.

Dentro de las competencias a desempeñar por el readaptador, podemos distinguir dos grandes bloques. Por un lado, el de prevención-recuperación, que englobarían aquellas tareas físicas y/o deportivas desarrolladas con la intención de mejorar los parámetros de salud deportiva que capaciten al individuo para realizar las actividades deportivas con vigor y competencia para reducir, mantener y/o mejorar la sintomatología lesional. Y, por otro, el educativo, que englobaría el proceso de enseñanza-aprendizaje mediante el cual se restablecen y mejoran los patrones motores generales y específicos de un deportista, facilitando en el menor tiempo posible un estado de bienestar óptimo para el esfuerzo y el rendimiento deportivo (Lalín, C., 2002; citado en Marcén, M., 2013).

Reverter & Plaza (2002) dividen los efectos beneficiosos del trabajo del readaptador físico en varios niveles:

1) Prevención primaria: reduce el riesgo de padecer ciertas lesiones.

2) Prevención secundaria: forma parte del tratamiento precoz de estas patologías mejorando su control y disminuyendo la posibilidad de lesiones importantes.

3) Prevención terciaria: la recuperación física y la prevención de recaídas.

4) Reeducación de las áreas corporales que lo precisen.

5) Evaluación continúa del estado del deportista de forma individualizada.

6) Aumento de la sensación de bienestar, por tanto,

Al igual que todo entrenamiento, la readaptación también es un proceso que debe ser planificado. Paredes et al. (2010) han realizado una estructuración de la fase de recuperación de los deportistas desde el momento en que se diagnóstica la lesión hasta la vuelta del deportista con el grupo (alta médica) (Figura 1). No obstante, este proceso debe ser flexible, revisado de forma continua y graduado en el tiempo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bricker, J. & Fry, M.D. (2006). The Influence of Injured Athletes Perceptions of Social Support From ATCs on Their Beliefs About Rehabilitation. Journal Sport rehabilitation, Vol. 15; 156-167.

Campos, A., Lalín, C. & González, M.D. (2010). Situación profesional del readaptador físico-deportivo en la Situación profesional del readaptador físico-deportivo en la Comunidad Valenciana. Revista Internacional de Ciencias del Deporte, Vol. 4(21); 254-268.

Lalín, C. (2008). La readaptación lesional (I parte): fundamentación y contextualización. RED:Revista de entrenamiento deportivo, Tomo XXII, N.2: 27-35.

Lalín, C. (2008). La readaptación lesional (II parte): reentrenamiento físico deportivo del deportista lesionado. RED: Revista de entrenamiento deportivo, Tomo XXII, N. 3: 29-37.

Marcén, M. (2013). Prevención y readaptación de lesiones en fútbol. Trabajo fin de máster. Universidad de Zaragoza.

Paredes, V., Martos, S. & Romero, B. (2010). Propuesta de readaptación para la rotura de ligamento cruzado anterior en fútbol. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 11, 43, 573-591.

Reverter, J. & Plaza, D. (2002). El readaptador físico, su espacio en el mundo laboral y sus competencias. INEFC.

Dejar respuesta