Soccer ball

 

Muchos aficionados al fútbol se preguntan ¿qué es jugar bien a fútbol? y ante esta pregunta siempre aparecen multitudes y variadas respuestas.

Para la mayoría, jugar bien a fútbol se trata exclusivamente de GANAR, porque al fin y al cabo es el objetivo principal de este deporte. Para otros, jugar bien es tener la posesión del balón durante la mayor parte del partido, y para otros muchos, jugar bien a fútbol, es saber defender bien y llegar lo más rápido posible al área contraria.

Como es lógico, todas estas opiniones son respetables, y todas tienen su parte de razón porque como se suele decir “de fútbol y de medicina todo el mundo opina” pero como vemos, es una pregunta muy amplia y compleja. Es decir, para un entrenador jugar bien puede significar una cosa, sin embargo otro entrenador  puede pensar completamente lo contrario, porque tiene otra idea de entender el fútbol.

Por lo tanto, ¿QUÉ ES JUGAR BIEN AL FÚTBOL?

Todos que vemos fútbol, podemos observar la multitud de estrategias, estilos de juego, sistemas, etc. que cada equipo de fútbol plasma en un terreno de juego. El FC Barcelona, por ejemplo ¿juega bien a futbol? Si ¿verdad?, pero ¿Y el atlético de Madrid? ¿juega bien al fútbol? También ¿verdad? Pero ¿cómo puede ser si su estilo de juego es completamente distinto?

Ahí es donde queremos llegar, podríamos decir que jugar bien al fútbol radica en trasladar al terreno de juego lo trabajado durante la semana de entrenamiento. Es ser capaz de captar información y saber plasmarla al terreno de juego, tal y como el entrenador la ha transmitido. Sin embargo, aquí surge otra pregunta, ¿si se traslada lo trabajado durante la semana de entrenamiento al partido del fin de semana, pero no se gana, podríamos decir que ¿hemos jugado bien?

Ante esta pregunta hay que aclarar que JUGAR BIEN no te lleva a la victoria, porque como todos sabemos, en muchos partidos podrás bordar el fútbol y lo trabajado durante la semana y no te habrá servido para ganar, así que se puede jugar bien pero se puede perder también.

En definitiva, la única verdad de este juego es aquella que invoca que no hay camino más corto hacia la victoria que jugar bien, recordando siempre esta frase que dijo Arrigo Sachhi:

“LA VICTORIA PODRÁ QUEDAR EN LOS LIBROS, PERO LA FORMA DE CONSEGUIRLA QUEDA EN LA CABEZA DE LA GENTE”