Tras las apacibles vacaciones de verano y las siempre sufridas y duras pretemporadas, han comenzado las ansiadas primeras jornadas de las distintas ligas de fútbol. Cada año, durante los tres o cuatro primeros partidos suelen producirse sorpresas en los resultados. Equipos “grandes” que se dejan puntos en partidos aparentemente sencillos, o, por el contrario, conjuntos que son considerados inferiores por la calidad de sus plantillas, consiguen distintas victorias que los colocan en la zona noble de la clasificación.

En el fútbol, como en muchos otros deportes, la moral y el estado de ánimo es fundamental para afrontar la competición. Aquí es donde reside la importancia de los primeros partidos. Conseguir enlazar victorias en el inicio de la temporada hace afrontar el resto de liga de manera más positiva y calmada. Iniciar el camino con buen pie favorece a mantener más adelante la estabilidad necesaria para conseguir buenos resultados.

“En el fútbol, la moral y el estado de ánimo es fundamental para afrontar la competición”

Actualmente, prevalecen las prisas por conseguir el éxito a corto plazo, es difícil encontrar equipos cuyos proyectos tengan regularidad, y los mayores damnificados son los entrenadores, a los que cesan a las primeras de cambio. Esto ocurre generalmente en clubes que llenan su casillero de derrotas durante las jornadas iniciales y no consiguen revertir la tendencia negativa. Existe poca paciencia en los dirigentes deportivos, y cada vez menos en las aficiones.



No obstante, hay que mantener la calma, en el deporte debe primar la constancia y la regularidad. Hay competiciones en las que un mal partido puede hacerte perder cualquier opción de conseguir el título, sin embargo, las ligas son prolongados torneos que ofrecen la oportunidad de levantar la cabeza y resarcirte. Un caso muy sonado y esperanzador, que muchos recordarán, fue el debut de Guardiola con el Barcelona, en el que salió derrotado del estadio del Numancia con un resultado de 1-0. Y no acababa aquí, la siguiente semana empató en casa ante el Racing, sumando tan sólo un punto de seis posibles. Como ya sabemos, aquella temporada, el conjunto barcelonés acabó levantando el “Triplete”.

“El debut de Guardiola en el Barcelona fue saldada con una derrota contra el Numancia”

También es importante recordar la gesta que consiguió la selección española de fútbol, que fue la única capaz de ganar el Mundial tras haber perdido el primer partido del campeonato. Tras aquella derrota ante Suiza, Del Bosque y los suyos recibieron numerosas críticas por parte, principalmente, de la prensa. Sin embargo, el entrenador fue fiel a su estilo, y tenía la confianza necesaria de los jugadores para dar la vuelta a la situación.

En todas las etapas de la vida, los comienzos siempre son difíciles y costosos. En el deporte, el inicio de cualquier competicion requiere un enorme esfuerzo tanto a nivel físico como mental. Nunca es fácil dar el primer paso hacia la meta, pero tiene más importancia de la que creemos. Es la primera piedra que sorteamos para llegar al objetivo, y puede marcar el devenir de los futuros resultados, pero no debemos perder la paciencia. Es necesario el sacrificio, creer en ti mismo y en el compañero, buscar soluciones ante las adversidades que surjan. Las rachas negativas se cortan de la misma manera que se prolongan las positivas, mediante el trabajo y desde la humildad.

“Las rachas negativas se cortan de la misma manera que se prolongan las positivas, mediante el trabajo y la humildad”

 

Dejar respuesta