Nivel de dificultad    





ç



Entrenamiento preventivo de estabilización de rodilla

Posición del cuerpo: Colocado/a el/la deportista en apoyo unipodal, espalda, cuello y pelvis en posición neutra (manteniendo las curvas naturales de la columna), mirada al frente. Brazos a ambos lados del cuerpo, según le resulte más cómodo al deportista.  Rodilla de la pierna de apoyo desbloqueada. Un/una compñareo/a se sitúa al lado  de este, colocando una banda elástica alrededor de la rodilla de la pierna de apoyo y genera tensión en la misma. Faja lumbo-abdominal activa.

Ejecución del ejercicio: Manteniendo la posición antes descrita, el/la compañero/a realiza tracciones con la goma en la rodilla en diferentes direcciones, ante las cuales el/la deportista deberá mantener la estabilidad de la rodilla sin que esta se desplace hacia ningún lado conservando la linealidad entre tobillo, rodilla y cadera. Realizar el ejercicio durante el tiempo deseado.

Músculos implicados: Es un ejercicio de estabilización de rodilla donde la musculatura encargada de ejercer esta función es el cuádriceps (vasto interno, vasto externo, crural y recto femoral), tensor de la fascia lata, isquiosurales (semimembranoso, semitendinoso, bíceps femoral), sartorio, poplíteo y músculo grácil. Este ejercicio trabaja la capacidad de reacción de activación de la musculatura ante el estimula de la tracción para recentrar la articulación en función de la dirección de dicha tracción.

Dejar respuesta