Nivel de dificultad    









Entrenamiento preventivo de estabilización de rodilla

Posición del cuerpo: De pie, n apoyo unipodal, el/la deportista se coloca controlando un balón con la planta del pie de la pierna libre. La rodilla de la pierna de apoyo debe permanecer desbloqueada (semiflexión). Mantener activa la faja lumbo-abdominal durante todo el ejercicio.

Ejecución del ejercicio: Partiendo de la posición antes descrita, el/la deportista debe mantener la posición durante el tiempo planificado, sin perder el control del balón. Un/a compañero/a debe colocarse al lado del/de la deportista sosteniendo entre las manos una pelota suiza con la cual irá golpeando la rodilla y cadera de la pierna de apoyo con el objetivo de crear desestabilización de la rodilla. El deportista manteniendo el control del cuerpo, deberá evitar el valgo de rodilla de la pierna de apoyo, además de no perder la posesión del balón.

Músculos implicados: Ejercicio de estabilización de rodilla donde los agonistas principales que actúan para evitar la rotación interna de la articulación de la rodilla, favorecida por los golpes de la pelota sobre la cara externa de la misma, son el tensor de la fascia lata, el vasto lateral, bíceps femoral y el gemelo medial. También requiere una activación de la faja lumbo-abdominal para mantener el control de la zona media del cuerpo (transverso, oblicuos interno y externo, recto del abdomen, glúteo medio, cuadrado lumbar, espinoso, iliocostal y multífidos).

Dejar respuesta